Los canales de Venecia se han despejado tanto que los peces son visibles y los cisnes han regresado

Italia todavía está encerrada en un esfuerzo por contener la propagación de COVID-19 y mientras los italianos cantan desde sus balcones para mantenerse fuertes, las calles de todas las ciudades principales están desiertas y los turistas han desaparecido, dejando lugar para que la naturaleza avance.

Una gaviota en una de las calles desiertas de Venecia.
© Marco Di Lauro / Getty Images

Los canales de Venecia, mundialmente famosos, brillan con aguas inusualmente claras, algo que sería imposible con el alto tráfico de embarcaciones, vaporettos y góndolas que generalmente los navegan y que no ha sucedido en décadas.

Venecia no es la única ciudad italiana que ve un retorno de la naturaleza en sus calles

Se vieron delfines nadando en el puerto de Cagliari en la isla de Cerdeña , y en la misma isla se han visto jabalíes (que todavía son bastante numerosos en toda Italia) buscando comida en las calles de la ciudad. Los patos también están nadando en las fuentes de Roma , algo que ha sucedido antes pero que, por supuesto, es ayudado por el hecho de que no hay nadie alrededor para molestarlos, señala lonelyplanet.

Tal como sucedió en China , la contaminación ha disminuido significativamente en Italia desde el comienzo del bloqueo y la calidad general del aire ha mejorado. Las medidas de aislamiento a nivel nacional comenzaron el 9 de marzo y continuarán hasta el 3 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*