¿Por qué Uruguay podría ser el próximo gran destino vitivinícola del mundo?

Las enredaderas en terrazas y los olivos finos forman una colcha de retazos sobre suaves colinas, que están cubiertas por un laberinto de caminos de tierra polvorienta.

Siga uno de estos caminos llenos de baches lo suficiente y encontrará un molino de aceite de oliva, un restaurante de la granja a la mesa y una bodega en la cima de una colina.

De hecho, si entrecierra un poco los ojos, este lugar podría pasar por la famosa región vinícola italiana de la Toscana, es decir, si puede pasar por alto las capibaras salvajes (los roedores más grandes del mundo) y las rheas con aspecto de avestruz que atraviesan las vides.

Estas criaturas, por supuesto, son signos reveladores de que está en un hemisferio totalmente diferente en un continente completamente diferente: América del Sur.

No es que los vinos sudamericanos no sean bien conocidos. Cuando los expertos en California, Francia o Italia discuten los vinos finos de América del Sur, generalmente hacen referencia a dos países: Chile y Argentina.

Chile revivió la uva francesa perdida de Carménère y con ella, las mezclas de Burdeos que ahora rivalizan con las del Viejo Mundo. Mientras tanto, Argentina encabezó una moda mundial por el Malbec que le dio al varietal un hogar permanente en las estanterías de vino del planeta.

Sin embargo, hay otro jugador que ha ido ganando impulso en los últimos años, gracias, en gran parte, a una nueva bodega pionera que está experimentando con variedades de uva y desmantelando los estereotipos regionales. El país es Uruguay y la bodega es Bodega Garzón, señala CNN Travel

Esto realmente es país del vino

Garzón se encuentra tierra adentro desde el moderno pueblo costero de José Ignacio, a unas tres horas al este de la capital, Montevideo.

Las viñas aquí tienen apenas una década, pero eso no ha impedido que Garzón acumule una impresionante lista de elogios.

La revista Wine Enthusiast lo nombró New World Winery of the Year en 2018 . Al año siguiente, obtuvo el puesto número 2 en la lista inaugural de los 50 mejores de la Academia de los mejores viñedos del mundo.De repente, el mundo está comenzando a mirar de cerca al hijastro descuidado de Sudamérica.

Uruguay tiene una historia de 150 años en la elaboración del vino, pero siempre ha tenido problemas para obtener el tipo de atención que sus vecinos han recibido durante décadas.

Está en la costa atlántica de Sudamérica

Christian Wylie, director gerente de la bodega, dice que uno de los mayores obstáculos es su ubicación: muchos consumidores ni siquiera saben dónde está Uruguay.

«Cuando tenemos degustaciones de vino Garzón en todo el mundo, una de las primeras cosas que hacemos es mostrarles un mapa», dice. «Explicamos que Uruguay está en la misma latitud que las regiones vinícolas de Chile, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica».

En otras palabras, las condiciones están ahí para hacer un gran vino. Lo que hace que Bodega Garzón sea tan diferente de casi todas las demás bodegas en su propio país es que se encuentra a solo 11 millas (18 kilómetros) del Océano Atlántico. No solo eso, está en un área que históricamente era poco más que pasto para vacas.

Vinos locales con influencia oceánica

Es por eso que Bulgheroni contrató al reconocido enólogo italiano Alberto Antonini para inspeccionar las colinas graníticas y evaluar si podrían ser adecuadas para las vides.

Poco más de una década después, la pareja ha creado casi por sí sola una región vinícola de 524 acres mientras inspira un movimiento local en vinos influenciados por el océano.

Hacer el vino de manera verde

Aunque su proyecto de energía renovable aquí nunca se haya materializado, ha ayudado a convertir este lugar en la primera bodega del mundo en lograr la certificación de plata LEED para toda su instalación, en parte, gracias a la forma en que aprovecha la energía eólica.

El diseño sostenible de la bodega incluye características que hacen titulares como el techo verde más grande con especies nativas en América Latina.

La estructura, concebida por el estudio de arquitectura con sede en Mendoza Bórmida & Yanzón, también se construyó en colinas y terrazas naturales para utilizar un sistema de flujo por gravedad para la producción de sus vinos.

Aunque la bodega en sí no abrió hasta 2016, ahora atrae a 20,000 visitantes al año al pequeño pueblo de Pueblo Garzón (población 200).La mayoría viene para recorridos que se sumergen bajo tierra en cuevas llenas de barriles, tanques de acero y «huevos» de hormigón (los tanques de cemento ovular que de repente están de moda con los enólogos).

También puede pasar por alto las piezas escultóricas abstractas del artista uruguayo Pablo Atchugarry para recorrer la línea de producción, que es capaz de producir 200,000 cajas anualmente (aunque la producción actual es de alrededor de 110,000 cajas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*